Tradicionalmente las redes cableadas o redes alámbricas se han considerado más seguras que las redes inalámbricas.